miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios (II)

.
Segunda entrega de esta electrocutante trama...


Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios (Segunda parte).

(Cortinilla de publicidad. Rótulo, adornado con rutilantes símbolos del dólar, en el que puede leerse: “Caja de Ahogos y Tensiones, su banco”. Música solemne de fondo. Funde con Maese Sonoro, en croma sobre un billete de mil pesetas, disfrazado de gran banquero. Lleva bigote y patillas blancas, para que no se le confunda con su sosias Narciso Radar, ministro de Misiles y Humanismo).

SONORO: Antes nos llamaban usureros y ahora nos llaman banqueros. Pero el nombre es lo de menos: seguimos quedándonos con su dinero. Si quiere usted pedirnos un crédito bancario, a un interés que no podrá pagar con su salario y acabar en un establecimiento penitenciario, no lo piense más. Cómprese lo que siempre ha soñado y acabará encarcelado. Caja de Ahogos y Tensiones, su banco.

VOZ EN OFF SOLEMNE Y ENGOLADA: La Caja de Ahogos y Tensiones le dirá siempre sí. Pida lo que pida, usted se arrepentirá.

(Volvemos al Hada Vídeo, disfrazada de mendigo en su sombrío callejón.)
VÍDEO: Ah, laz turbinaz me trepidan de emoción. Ezta ez mi ocazión. Ze acabó la ezpera, tendré mi podadera. (Breve imagen de una podadera). Zaltan de alegría miz electronez. Pediré un crédito a la Caja de Ahogoz y Tenzionez.


(Decorado de hamburguesería. Cámara disfrazado de hamburguesero con su sempiterna hamburguesa rezumante en todo lo alto del brazo.)
VOZ EN OFF: Y mientras la loca ambición hacía mella en los circuítos de Galena, Santiago Pelabaudios, desbobinado, recibía la visita de Isabel Amper.

CÁMARA: Las hamburguesas son una porquería, pero de algún modo hay que recargar la batería. Además será un asesinato: se intoxicarán esos ocho millones de insensatos. Los tres millones de parados, que no están acostumbrados, morirán envenenados.

(Entra Truca disfrazada de Isabel Amper, la flamante ministro de Misterios y finanzas.)
TRUCA: ¿Estas contento?

CÁMARA: Se me erizan los filamentos.

TRUCA: Hay que apretar el cinturón.

CÁMARA: Que se lo apriete el patrón.

TRUCA: La patria exige un sacrificio.

CÁMARA: Prefiero llevar un cilicio.

TRUCA: Crecerá la economía nacional.

CÁMARA: Me quedo con mi hamburguesa, aunque sepa muy mal.

TRUCA: Gracias a su abnegación, comerán más de un millón.

CÁMARA: Sufrirán una intoxicación.

TRUCA: Invoco a su razón.

CÁMARA: ¡No te funde! Yo quiero mi ración.

TRUCA: A eso se le llama subversión.

CÁMARA: (Trágico) Se lo pido por favor: sólo soy un pobre trabajador, acostumbrado al mal olor, sofocado por el calor, con agujetas en el motor. Piedad, piedad. Pierdo la corriente: el Estado quiere quitarme incluso esta carne pestilente.

(Truca le arrebata la hamburguesa)
TRUCA: La economía manda.

CÁMARA: Le pondré una demanda.
(Truca sale del decorado)

CÁMARA: (Llora) Soy un subturbíneo y, como bien afirma mi apelido, un pelabaudios. Pero llegaré hasta el presidente si es necesario.



(Decorado de lujoso despacho de banco. Mesa llena de papeles y con un pisapapeles ostentoso. Detrás, un letrero en el que se lee: Caja de Ahogos y Tensiones. Sonoro, disfrazado como en bloque anterior, exhibe toda su importancia detrás de la mesa.)
SONORO: Soy el director. Que pase el siguiente, por favor.

(Entra Vídeo disfrazada como en bloques anteriores.)
VÍDEO: Zoy una cliente.

SONORO: Ja, ja, ja, otra demente.

VÍDEO: He vizto el anuncio y quiero saber zi miente.

SONORO: ¡No te gripa! ¡Mentir! Yo soy un hombre sincero: antes nos llamaban usureros y ahora nos llaman banqueros. Pero el nombre es lo de menos: seguimos quedándonos con su dinero.

VÍDEO: Ezo ezpero.

SONORO: Dígame, señorita, ¿cuánto necesita? Usted sólo tiene que pedir. Nosotros nos encargamos de fundir.

VÍDEO: Tengo un zueño, un anhelo: quiero tener una podadora para aplanar el zuelo.

SONORO: ¿Es usted solvente?

VÍDEO: Zoy una pobre indigente.

SONORO: ¿No tiene cuenta corriente?

VÍDEO: No tengo ni cepillo de dientes.

SONORO: Firme este papel y perderá incluso los dientes.

VÍDEO: Entoncez, ¿conziente?

SONORO: Mi altruismo es infinito.

VÍDEO: No zalgo de miz circuitoz. Ezta loca ambición dejará de zer mera ilusión. Tendré mi podadera. (Breve imagen de una podadera.)

SONORO: Firme aquí. ¿A qué espera? (Vídeo firma un papel.) Je, je, je, va de culombio… este guión debería tener dos rombos.


CONTINUARÁ…


Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios.
Guión 1, ¡Viva el mal! ¡Viva el Capital!
Santiago Alba Rico

domingo, 26 de diciembre de 2010

Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios (I)

.
Estas apestosillas festividades, cuanto menos e indefectiblemente, le retrotraen a un@ a tiempos pasados; a veces a tiempos de la niñez. Si fuiste niño en los ochenta te gustará esto (si no, estás a tiempo); he seleccionado el primer capítulo del libro de guiones para electroduendes, escritos por Santiago Alba Rico y recogidos en “¡Viva el mal! ¡Viva el capital!” (muy recomendables, están editados por Virus). Es increíble comprobar cuan de actualidad puede resultar su corrosivo contenido, aún pasados algunos lustros; no tiene desperdicio.
Si no te hacen reír es porque, a lo mejor, no estás en tus canales.




Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios (primera parte).


(Cabecera y música del telediario que funde con redacción de informativos y locutor habitual.)

LOCUTOR: Su excelencia la Bruja Avería, presidente de la República Electrovoltaica de Tetrodia ha nombrado algunos nuevos cargos para la gestión de instituciones públicas. Helos aquí. (Imágenes de la Bruja Avería disfrazada de juez, blandiendo su rayo.) Aquí tenemos al nuevo presidente del Tribunal de Justicia.

AVERÍA: Ergios, pilas y relentes, me gusta juzgar a la gente, aunque preferiría griparlos directamente.

LOCUTOR: Y este es el rostro del nuevo Defensor del Pueblo. (Imagen de la Bruja Avería disfrazada con boina y chaleco de piel de cordero y armada con su rayo).

AVERÍA: Por Orticón, Saticón y Plumbicón, defenderé a la nación, aunque tenga que fundir a toda la población. Ja, ja, ja. (Funde con locutor.)

LOCUTOR: Y he aquí, finalmente al nuevo bedel que vende las pólizas para las instancias oficiales. (Imagen de la Bruja Avería disfrazada de bedel.)

AVERÍA: Reósforos y canales, si no tiene pólizas oficiales, las consecuencias pueden ser fatales. Para rellenar instancias, para justificar sus ganancias, para viajar a Francia e incluso para ser atropellado por una ambulancia. Se lo digo por experiencia: sin pólizas no es posible la existencia. Ja, ja, ja.

LOCUTOR: Sin duda habrán ustedes observado el parecido. Pero es que todos los gobernantes se parecen. Veamos si no… (Tres distintas imágenes de Reagan: Cada una de ellas tiene un rótulo distinto a pie de imagen: “En Inglaterra”, “En Alemania”, “En España”. Hay una cuarta imagen. Esta vez de Silvester Stallone, al pie de la cual está escrito: “En Estados Unidos”.)




(Imagen de amanecer en una gran ciudad que funde con Cámara disfrazado con camisón y gorro de dormir).

VOZ EN OFF: En la República de Tetrodia vivía un hombre llamado Santiago Pelabaudios, que se levantaba todos los días a las cinco de la mañana.

CÁMARA: Soy muy feliz. (Imágenes de colapso de tráfico.)

VOZ EN OFF: Atravesaba la ciudad y, entre los alegres bocinazos, siempre se oía su vocecilla tintineante y encantadora. (Cámara sobre las imágenes de tráfico infernal).

CÁMARA: Soy completamente feliz. (Imágenes de actividad febril en restaurante o hamburguesería: tráfico de camareros transportando platos, comensales devorando sus viandas, etc., que funden con decorado de hamburguesería: un mostrador con una picadora eléctrica y detrás el dibujo de una enorme hamburguesa amenazadora, rezumante y caníbal. Cámara se azacana tras la barra, disfrazado con un gorrito y una camisa de colorines, muy ridícula.)

VOZ EN OFF: Trabajaba catorce horas al día en una hamburguesería.

CÁMARA: Las hamburguesas son una porquería, pero mis émbolos trepidan de alegría. Y aunque su olor me gripa la nariz, yo soy feliz.

(Vuelve la barahúnda del tráfico: bocinazos, emanaciones de humo, reyertas, etc. Cámara mete la cabeza en la pantalla).
VOZ EN OFF: Y luego de vuelta al hogar.

CÁMARA: Sigo siendo muy feliz.

(Imágenes de anochecer en ciudad que funden con Cámara en decorado abstracto, con camisón y gorro de dormir.)
VOZ EN OFF: Y de este modo terminaba la jornada de Santiago Pelabaudios, entregándose a un merecido sueño reparador.

CÁMARA: Vivir es galvanoplástico, aunque las hamburguesas sean de plástico.




(Imágenes de cualquier versión de “La Vendedora de Cerillas” de Andersen: Niña aterida de frío ofreciendo su mercancía con manos trémulas. Funde con Vídeo, en croma, disfrazada de mendigo en un sombrío callejón.)

VOZ EN OFF: En las calles de Tetrodia, otra ciudadana de nombre Galena González, también era feliz.

VíDEO: La vida eztá de pila mazter, zobre todo para loz gánzter.

(Imágenes de la bolsa: gráfico que muestra el alza de los índices. Patulea de inversores y corredores alzando los dedos. La orgía del templo capitalista en plena ebullición).
VOZ EN OFF: Si subía la bolsa, Galena se rebobinaba de alegría.

(Primer plano de Vídeo disfrazada de mendigo en su sombrío callejón.)
VIDEO: Aunque el frío me hiela laz bujíaz y no como todoz loz díaz, mejora la economía. (Imágenes de grandes sacas de dinero, el Tío Gilito nadando en monedas, potentado insolente bajándose de un coche infinito.)

VOZ EN OFF: Si los empresarios obtenían beneficios, ella lo celebraba con regocijo.

VIDEO: Aunque a mí me va muy mal, aumenta la riqueza nacional. Zoy un zer afortunado por vivir en un paiz dezarrollado. (Imágenes elocuentes de riqueza: pieles, joyas, yates, casinos, hoteles…)

VOZ EN OFF: Sin embargo, ah, la ambición hizo presa pronto de las turbinas de Galena y así concibió el deseo insensato, demente, de poseer una cortadora de césped. (Imágenes de una podadora de césped entre mágicos reverberos de luz.)

VIDEO: Ez verdad que no tengo jardín, pero o me la compro o ezte ez mi fin. Ah, aunque no tenga para vivir, necezito conzumir. Zueño a todaz horaz con eza podadora. Ah, mi alma llora. Me rebobino de dezezperación, ¿cómo dar a miz anziaz zatizfacción? (llora).
(En un ángulo de la pantalla, entre fantasmales brumas luminosas, imagen de la podadora de césped)




(Cabecera y música de telediario. En la redacción de informativos, el locutor habitual sigue informando a la nación.)

LOCUTOR: En España continúan las movilizaciones de estudiantes. (Imágenes de manifestación estudiantil y de las negociaciones con el Ministro Maravall). Aunque los representantes estudiantiles y el ministerio han llegado a un principio de acuerdo, la administración sigue sin satisfacer la reivindicación básica de los estudiantes. Oigamos a uno de ellos.

(Imagen del representante del Sindicato de Estudiantes, convenientemente doblado.)
ESTUDIANTE:Lo que nosotros exigimos es que el ministro vuelva a hacer la carrera.

LOCUTOR: A lo que el ministro, señor Maravall, ha contestado.

(Imagen de Maravall, convenientemente doblado.)
MARAVALL: Ese punto es innegociable. Las universidades españolas son impresentables. Yo estudié en Oxford.

(Funde de nuevo con locutor)
LOCUTOR: Cambiando de noticia, hemos de decir que Isabel Amper, ministro de Misterios y Finanzas de la República Electrovoltaica de Tetrodia, acaba de anunciar algunas medidas radicales para paliar el problema de la pobreza: a partir de mañana mismo se obligará al señor Santiago Pelabaudios… (Breve imagen de Cámara, disfrazado de hamburguesero, esgrimiendo el abominable producto de su trabajo.) … a repartir su almuerzo con otros ocho millones de indigentes que, según las estadísticas, existen en esta gran nación. Y ahora, un poco de publicidad.


CONTINUARÁ...


Cuitas y zozobras de Santiago Pelabaudios.
Guión 1, ¡Viva el mal! ¡Viva el Capital!
Santiago Alba Rico

lunes, 20 de diciembre de 2010

Sol de Otoño (III)

.
El hombre estatua
se asusta
cuando canto mi sonata triste;
es propio de mi sombra
llevar el ritmo apagado.
Estiro en cada nota la garganta;
quisiera ser clarín
para entonar de nuevo.

Las guindas de sus ojos...
dos radiantes cascabeles;
su expresión atenta
está sembrada de dudas.

Sonidos antiguos,
cantares de tormenta;
empapa de negro carbón
los acordes cansados.
Lentas y melódicas
mezclan las voces
sus timbres sosegados.

El hombre estatua observa.


Kayele  
(Sin Noticias de la Carne)

*


Fotografía: Jorge Panizo



...No te me apartes,
seré una guirnalda
de fuego
sobre tu cuerpo,
un arco violento y móvil,
enrevesado.

Quiero arrastrar
retazos de ti en las uñas,
masticarte, tragarte,
hacer de ti una masa
desbordada e informe,
sayo de mi sayo,
y cuando te mire...
ya no seas más que aire.


Kayele 
(Verde Crisálida, X)

*



Todo cambia de color,
pierde su irisación natural;
se me cierne encima,
a cada paso,
este funeral de sangre.

El haya impenitente
ha cercenado una sombra
que ya no era de nadie,
su rama ha quebrado un silencio
plagado de palabras cenagosas.

Hoy mismo sé que lo he perdido.
De nuevo...
embarcada en la distancia.

¡Al diablo las miradas,
los temblores!
¡Al infierno los poemas!,
las noches en vela.

Adiós al algodón mojado
de mi cuerpo enfermo,
al sanatorio de besos imaginados.

Me quedo aquí,
sobre mi roca en el mar.

Que luego... quietud.
Derramamiento y quietud.
Un reflejo cristalino y templado.
Un cielo insoportablemente inmenso.


Kayele
(
Sin Noticias de la Carne)
.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Waiting on

.


Waiting on an angel
, de Ben Harper, con un sonido íntimo, increíblemente sensible; la ternura de sus palabras y la dulzura de su voz te acerca a él y te hace cómplice de su música.
Precioso este video; una joya.
Yo conozco el tema por su álbum Live from Mars (2010), que puede escucharse al completo en su web, un auténtico regalo; y un detalle. Si aún no lo has escuchado, te lo recomiendo.





Waiting on an angel / Esperando un ángel
one to carry me home / uno que me lleve a casa
hope you come to see me soon / deseo que vengas a verme pronto
cause I don't want to go alone / porque no quiero marchar solo
I don't wanna go alone / no quiero marchar solo.

Now angel won't you come by me / Ahora, ángel, no vendrás conmigo?
angel hear my plea / ángel, escucha mi súplica
take my hand lift me up / toma mi mano y álzame
so that I can fly with thee / así podré volar contigo
so that I can fly with thee / así podré volar contigo

And I'm waiting on an angel / Y estoy esperando a un ángel
and I know it won't be long / y sé que no será por mucho
to find myself in a resting place / para encontrar para mí un lugar de reposo
in my angel's arms / en los brazos de mi ángel
in my angel's arms / en los brazos de mi ángel

So speak kind to a stranger / Así que habla amablemente a los extraños
cause you'll never know / porque nunca sabrás
it just might be an angel come / si podría ser justo un ángel que viene
knockin' at your door / llamando a tu puerta
knockin' at your door / llamando a tu puerta

And I'm waiting on an angel / Y estoy esperando a un ángel
and I know it won't be long / y sé que no será por mucho
to find myself in a resting place / para encontrar para mí un lugar reposo
in my angel's arms / en los brazos de mi ángel
in my angel's arms / en los brazos de mi ángel

Waiting on an angel / Esperando un ángel
one to carry me home / uno que me lleve a casa
hope you come to see me soon / deseo que vengas a verme pronto
cause I don't want to go alone / porque no quiero marchar solo
I don't wanna go alone / no quiero marchar solo
don't wanna go / no quiero marchar
I don't wanna go alone / no quiero marchar solo.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Sol de Otoño (II)

..
No sé quien eres.

De conexiones ciegas
he construido un imperio.
en los salones retumban
ecos de duda,
en los dormitorios
reina el silencio.

En mis sábanas
hundido el rostro huraño y vacío,
solemne y quieto.
Entre mis piernas...
llamaradas hambrientas,
tórridos infiernos.

Eres la imagen del deseo:
fresco, vivaz, ardiente,
inquieto...

Eres nada,
oquedad aún;
no quiero darte yo
el engañoso matiz de los sueños.

Kayele 
(Sin Noticias de la Carne)

*

Fotografías: Jorge Panizo



El último resplandor
de una tarde roja;
concluir de un día más;
mi ansiada y venerada noche.

En la luna un palpitar
callado,
un abrazo vespertino.

Las nubes de polvo
como un río de sangre
industrial.

El beso del silencio
celebra otra jornada
entre libros.

No me hagas perder
de nuevo
el hallazgo de la sonrisa.
Vengo de tierras
que no conoces
a parir palabras,
no podré contenerme.

Podemos extender
el tabaco
sobre la hierba
y hablar de que este invierno
ha sido largo y frío;
hablemos, tú y yo,
en Enero de la primavera.

Kayele 
(Almizcle de Hombre, XIV)

*


Firme y quieta...
como esparto tu carne.
Tocarla;
por el tacto de la tierra
la frescura de las selvas cálidas.

Dame una palabra:
la tomaré por un extremo,
la engulliré sin respirar.
Dame una excusa,
que temo que todo esto
se va a romper
en silencio.

Kayele 
(Sin Noticias de la Carne)





A cabalgar
sobre las dunas del parque,
toda la arenisca
a mi servicio;
con mi jamelgo flaco
voy a cruzarte
en un abrir y cerrar
de labios.

A montar mi tienda
sobre la hierba húmeda,
los pies descalzos;
descansa rocín
sobre mi regazo,
dame un aliento
de sosiego.

A bracear el viento
de superficie,
un lecho de malaquitas
con rostro amable;
unos ojos profundos
como tumbas,
suspiros hondos,
simas del espíritu.

He construido un templo
para las despedidas
con el encanto
de lo nunca abandonable;
sin banderas, sin himnos.
Aquí la imaginación
tiene el precio intangible
del calor humano.

Kayele 
(Almizcle de Hombre, XII)
..

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Sol de Otoño (I)


Fotografías: Jorge Panizo



Esquinando un vivo paseo
habita un niño,
un arbolillo fresco
de ramillas rubias,
luengas;
un sauce de otoño,
libertino;
embuste de la mirada;
aparición a mis ojos.

Piénsame
porque te estoy soñando.

He declarado abierta
la primavera temprana,
dueña soy de esta locura.
Anhelo de todo.
Una bendición
para mi saciedad.

Estrellas de polvo rojo
el aroma del aguamiel a tu paso.
Sol de encinas nuevas,
arderas en el piso de mármol.

Cien olores incendiarios
inconsumibles
inventé para ti
en un segundo.
Y en tu perfil,
con la yema de los dedos
húmedos,
darte agua a los labios,
niño,
esos labios míos
que no me conocen.


Kayele 
(Verde Crisálida, IV)

*


Un canto de mármol
que cae en la arena
de un desierto,
y la salpica
y la recorre;
volatiliza su rastro
en las dunas
al rodar.
En sus vetas
las cicatrices de una carne violenta,
la crisálida;
palabras voraces
para mentes eufemistas,
música en mi corazón.

Soy un guerrero Tuareg,
una sombra de hembra
en busca de agua,
vieja arañando
las raíces de los cactus,
niño jugando a imaginar
la selva...
la mariposa...
el ave del paraíso...

Por la noche
todos son doncella;
enamorada de los astros
aprieta en su mano
un pedazo de mármol
arrojado por los dioses.


Kayele  
(Verde Crisálida, XXV)

*


Un elfillo
me ha atrapado
en su dominio boscoso,
maleza,
el territorio
de un ángel;
desde que vi su rostro
no he pensado en otra cosa.
Deseo, más que nunca,
detenerme
en su claro favorito.

Sabrás que acudo a la cita;
voy impregnando
con olor a lúpulo
la corteza del hayedo
que te vio nacer;
bajo su sombra lunar
quiero enseñarte
todas las cosas sucias
que he aprendido
en la ciudad.

Gasto mis mañanas
en cerveza,
tiempo para mirarte
a escondidas,
acercarme con sigilo
a tu choza,
cruzar mentiras,
invitarte a almizcle.


Kayele 
(Almizcle de Hombre, XI)



martes, 30 de noviembre de 2010

El Esperpento

.
El calabozo. Sótano mal alumbrado por una candileja. En la sombra se mueve el bulto de un hombre.-Blusa, tapabocas y alpargatas.-Pasea hablando solo. Repentinamente se abre la puerta.
MAX ESTRELLA, empujado y trompicando, rueda al fondo del calabozo. Se cierra de golpe la puerta.

MAX: ¡Canallas! ¡Asalariados! ¡Cobardes!

VOZ FUERA: ¡Aún vas a llevar mancuerna!

MAX: ¡Esbirro!

Sale de la tiniebla el bulto del hombre morador del calabozo. Bajo la luz se le ve esposado, con la cara llena de sangre.

EL PRESO: ¡Buenas noches!

MAX: ¿No estoy solo?

EL PRESO: Así parece.

MAX: ¿Quién eres, compañero?

EL PRESO: Un paria.

MAX: ¿Catalán?

EL PRESO: De todas partes.

MAX: ¡Paria!... Solamente los obreros catalanes aguijan su rebeldía con ese denigrante epíteto. Paria, en bocas como la tuya, es una espuela. Pronto llegará vuestra hora.

EL PRESO: Tiene usted luces que no todos tienen. Barcelona alimenta una hoguera de odio, soy obrero barcelonés, y a orgullo lo tengo.

MAX: ¿Eres anarquista?

EL PRESO: Soy lo que me han hecho las leyes.

MAX: Pertenecemos a la misma iglesia.

EL PRESO: Usted lleva chalina.

MAX: ¡El dogal de la más horrible servidumbre! Me lo arrancaré, para que hablemos.

EL PRESO: Usted no es proletario.

MAX: Yo soy el dolor de un mal sueño.

EL PRESO: Parece usted hombre de luces. Su hablar es como de otros tiempos.

MAX: Yo soy un poeta ciego.

EL PRESO: ¡No es pequeña desgracia…! En España el trabajo y la inteligencia siempre se han visto menospreciados. Aquí todo lo manda el dinero.

MAX: Hay que establecer la guillotina eléctrica en la Puerta del Sol.

EL PRESO: No basta. El ideal revolucionario tiene que ser la destrucción de la riqueza, como en Rusia. No es suficiente la degollación de todos los ricos. Siempre aparecerá un heredero, y aún cuando se suprima la herencia, no podrá evitarse que los despojados conspiren para recobrarla. Hay que hacer imposible el orden anterior, y eso sólo se consigue destruyendo la riqueza. Barcelona industrial tiene que hundirse para renacer de sus escombros con otro concepto de la propiedad y del trabajo. En Europa, el patrono de más negra entraña es el catalán, y no digo del mundo porque existen las Colonias Españolas de América. ¡Barcelona sólo se salva pereciendo!

MAX: ¡Barcelona es cara a mi corazón!

EL PRESO: ¡Yo también la recuerdo!

MAX: Yo le debo los únicos goces en la lobreguez de mi ceguera. Todos los días, un patrono muerto, algunas veces, dos… Eso consuela.

EL PRESO: No cuenta usted los obreros que caen.

MAX: Los obreros se reproducen populosamente, de un modo comparable a las moscas. En cambio, los patronos, como los elefantes, como todas las bestias poderosas y prehistóricas, procrean lentamente. Saulo, hay que difundir por el mundo la religión nueva.

EL PRESO: Mi nombre es Mateo.

MAX: Yo te bautizo Saulo. Soy poeta y tengo el derecho del alfabeto. Escucha para cuando seas libre, Saulo. Una buena cacería puede encarecer la piel del patrono catalán por encima del marfil de Calcuta.

EL PRESO: En ello laboramos.

MAX: Y en último consuelo, aún cabe pensar que exterminando al proletario también se extermina al patrón.

EL PRESO: Acabando con la ciudad, acabaremos con el judaísmo barcelonés.

MAX: No me opongo. Barcelona semita sea destruida, como Cartago y Jerusalén. ¡Alea jacta est! Dame la mano.

EL PRESO: Estoy esposado.

MAX: ¿Eres joven? No puedo verte.

EL PRESO: Soy joven. Treinta años.

MAX: ¿De qué te acusan?

EL PRESO: Es cuento largo. Soy tachado de rebelde… No quise dejar el telar por ir a la guerra y levanté un motín en la fábrica. Me denunció el patrón, cumplí condena, recorrí el mundo buscando trabajo, y ahora voy por tránsitos, reclamado de no sé qué jueces. Conozco la suerte que me espera: Cuatro tiros por intento de fuga. Bueno. Si no es más que eso…

MAX: ¿Pues qué temes?

EL PRESO: Que se diviertan dándome tormento.

MAX: ¡Bárbaros!

EL PRESO: Hay que conocerlos.

MAX: Canallas. ¡Y esos son los que protestan de la leyenda negra!

EL PRESO: Por siete pesetas, al cruzar un lugar solitario, me sacarán la vida los que tienen a su cargo la defensa del pueblo. ¡Y a esto llaman justicia los ricos canallas!

MAX: Los ricos y los pobres, la barbarie ibérica es unánime.

EL PRESO: ¡Todos!

MAX: ¡Todos! ¿Mateo, dónde está la bomba que destripe el terrón maldito de España?

EL PRESO: Señor poeta que tanto adivina, ¿no ha visto usted una mano levantada?

Se abre la puerta del calabozo, y EL LLAVERO, con jactancia de rufo, ordena al preso maniatado que le acompañe.

EL LLAVERO: Tú, catalán, ¡disponte!

EL PRESO: Estoy dispuesto.

EL LLAVERO: Pues andando. Gachó, vas a salir en viaje de recreo.

El esposado, con resignada entereza, se acerca al ciego y le toca el hombro con la barba. Se despide hablando a media voz.

EL PRESO: Llegó la mía… Creo que no volveremos a vernos…

MAX: ¡Es horrible!

EL PRESO: Van a matarme… ¿Qué dirá mañana esa prensa canalla?

MAX: Lo que le manden.

EL PRESO: ¿Está usted llorando?

MAX: De impotencia y de rabia. Abracémonos, hermano.

Se abrazan. EL CARCELERO y el esposado salen. Vuelve a cerrarse la puerta. MAX ESTRELLA tantea buscando la pared y se sienta con las piernas cruzadas, en una actitud religiosa, de meditación asiática. Exprime un gran dolor taciturno el bulto del poeta ciego. Llega de fuera tumulto de voces y galopar de caballos.


Escena Sexta, Luces de Bohemia (1920)
Ramón del Valle-Inclán


.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

I still


Un tema mítico de U2, I still haven't found what I'm looking for (Rattle and Hum, 1988), en directo en una iglesia de Harlem (1987), acompañados por un auténtico coro de gospel; maravilloso.

Hacía tiempo que no lo veía.
Me recuerda a mi querido Coro de Gospel UCM, al que añoro muchísimo; que tanto me falta.

Espero que lo disfrutes. Yo seguiré buscando...





I have climbed highest mountains / He trepado las más altas montañas
I have run through the fields / he corrido a través de los campos
only to be with you / sólo para estar contigo
only to be with you / sólo para estar contigo
I have run / He corrido
I have crawled / me he arrastrado
I have scaled these city walls / he escalado los muros de esta ciudad
these city walls / los muros de esta ciudad
only to be with you / sólo para estar contigo

But I still haven't found what I'm looking for / Pero sigo sin encontrar lo que estoy buscando.

I have kissed honey lips / He besado labios dulces
felt the healing in her fingertips / sentí la sanación en la punta de sus dedos
it burned like a fire / quemó como un fuego
this burning desire / este deseo ardiente

I have spoke with the tongue of angels / He hablado en la lengua de los ángeles
I have held the hand of a devil / Le he dado la mano al diablo
It was warm in the night / Había calor en la noche
I was cold as a stone / Yo estaba frío como una piedra.

But I still haven't found what I'm looking for / Pero sigo sin encontrar lo que estoy buscando.

I believe in the Kingdom Come / Creo en el Reino que Viene
then all the colors will bleed into one / cuando todos los colores sangrarán en uno
Bleed into one / sangrarán en uno
but, yes I'm still running / pero, sí, sigo corriendo.

You broke the bonds / Has roto las uniones
and you loosed the chains / y has perdido las cadenas
carried the cross / llevado la cruz
of my shame / de mi vergüenza
oh, my shame / oh, mi vergüenza
you know I believe it / sabes que creo

But I still haven't found what I'm looking for / Pero sigo sin encontrar lo que estoy buscando.

sábado, 20 de noviembre de 2010

He visto cosas...

.
Fotografías: Helena Morell



He visto cosas que vosotros no creeríais…

He visto el sol nacer en las dunas de Merzouga y ponerse en Aït Benhaddou. He recorrido las varias vertientes del Atlas y me he sumergido en las gargantas del Dades y el Todra. He trepado al puerto de Tich-n-Tichka y mirado cara a cara al Toubkal.
He recorrido las interminables planicies del Lago Iriki y me he refrescado en el Oasis Sagrado de Oum Lâalag. He atravesado a topetazos la hamada y navegado las suaves arenas del Erg Chegaga. Me he enfrentado al pedregoso lecho del río, en el valle de Tamanart, y me detuve a almorzar bajo el árbol del Argán. He disfrutado el alborotado orden de los zocos de Marrakesh y Essaouira.
Me he perdido en Aït Bouguemez, el Valle Feliz; he buscado y encontrado rocas de tiempos hace mucho olvidados. Tomé baños de estrellas y canté bajo cúpulas magníficas…

Todos esos momentos perdurarán en el tiempo, no los arrastrará el viento, y vendrán conmigo hasta el día del descanso final.



.

martes, 26 de octubre de 2010

El cerebro masculino

.
Cuando encuentro personas que se niegan a admitir que el ser humano es un ser esencialmente biológico, me siento como si afirmaran que es el Sol el que gira alrededor de la Tierra, en lugar de al revés.

Quizá sea esta la próxima frontera a cruzar por la humanidad, la de comprender y asumir que el "conócete a tí mism@" de psicólog@s y filósof@s se ha transformado en "conoce cómo funciona tu cerebro", porque eso te dará las claves para comprender y manejar mejor tus sentimientos e inquietudes.

Hasta hace no demasiado tiempo se pensaba que, mientras la mujer era una especie de volcán con cambios de humor constantes a causa de sus ciclos de hormonas, el hombre no presentaba cambios considerables en sus flujos hormonales que afectaran su comportamiento. Sin embargo parece que esto no es tan simple; pese a que sus cambios no son mensuales, presenta alteraciones a lo largo de su vida que van a condicionar su manera de entender el exterior.
Esto es lo que nos revela la Doctora Louann Brizendine, neurobióloga y experta en esto del cerebro y los flujos hormonales, en una entrevista para Redes. Muy interesante.
Por si acaso aún no la habías visto.
.
.



.

martes, 19 de octubre de 2010

El Ángel Negro II

.
Si tu mano,
blanca y tibia, de plata, de Luna,
me ha olvidado...
ya en tus rizos
no revolotean los pájaros...

Existirán
tus ojos como estanques vidriosos,
y tu voz de tritón enfebrecido
acercándome al recuerdo.

Te devolvería el olor a violetas,
a pan recién hecho.

No hubo ni una sola fibra
desconocida por los labios,
ni un ápice de sombra en nuestras presencias.

Ser de Luz,
que me habitaste de oscuridad,
que no dejaste rastro.


Kayele 
(Sin Noticias de la Carne)



*

Sigo viendo lo que antaño
vi en tus ojos:
la fuerza, el coraje.
Siempre te escuché
gritar en lo oscuro de mi vientre,
clamando
como un padre borracho.

Guardo plumas de tus alas;
¡maldito!,
nunca me enseñaste a volar,
preferiste rondarme
desde el aire.


Kayele
(Almizcle de Hombre, V)

*


Fotografía: Ramón López


He extraviado las hojas
coloradas y amarillas del otoño;
he olvidado su crujir rasgado.

Tengo fríos los pies;
estoy demasiado callada
para sentir la escarcha
en los labios.

El viento me infla
la camisa
y miro a lo lejos...
porque lo perdí Todo.


Kayele
(Almizcle de Hombre, VI)


*

El hombre de los ojos altos
guarda su mirar en el pasado,
bebe para siempre
el tiempo del último trago,
consume, inexorable,
al diablo de papel.


Kayele 
(Sin Noticias de la Carne)


*

Nunca.
Nunca más.
Es el fin.

Un verso final
entronca en mis labios
y borra huellas que cuidé
como flores de selva.
Escupe tu nombre
lleno de rabia.
Desgarra al ídolo
y lo despide indiferente;
sin demasiado aspaviento.


Kayele 
(Sin Noticias de la Carne)

.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Mi sueño familiar

.
Uno de mis poemas favoritos (concretamente un soneto) de Paul Verlaine, inmortalizado en esta pintura de Frédéric Bazille (1868). Espero que te guste.



Mi Sueño Familiar

Tengo a veces un sueño penetrante
de una mujer desconocida a la que amo y que me ama
y que no es, cada vez, en absoluto la misma
ni es otra, y me ama y me comprende.

Porque ella me comprende, y mi corazón transparente
para ella sola, ¡ay!, cesa de ser un problema
para ella sola, y los sudores de mi frente pálida
ella sola los sabe refrescar, llorando.

¿Es morena, rubia o pelirroja? Lo ignoro.
¿Su nombre? Recuerdo que es dulce y sonoro
como los de los amados que la vida exilia.

Su mirada es parecida a la mirada de las estatuas
y, en su voz, lejana, y calma, y grave, tiene
la inflexión de las voces queridas que se han matado.



Mon Rêve Familier

Je fais souvent ce rêve étrange et pénétrant
d'une femme inconnue, et que j'aime, et qui m'aime,
et qui n'est, chaque fois, ni tout à fait la même
ni tout à fait une autre, et m'aime et me comprend.

Car elle me comprend, et mon coeur transparent
pour elle seule, hélas! cesse d'être un problème
pour elle seule, et les moiteurs de mon front blême,
elle seule les sait rafraîchir, en pleurant.

Est-elle brune, blonde ou rousse? Je l'ignore.
Son nom? Je me souviens qu'il est doux et sonore,
comme ceux des aimés que la vie exila.

Son regard est pareil au regard des statues,
et, pour sa voix, lointaine, et calme, et grave, elle a
l'inflexion des voix chères qui se sont tues.


Paul Verlaine (Poèmes saturniens, 1866)

.

sábado, 9 de octubre de 2010

El Ángel Negro I


Conservo veladas
repletas de estrellas;
el mundo astro de fulgor especial
colorado del sabor a viña.

Dispersas en tus cabellos
las runas de estatua
que te dibujan,
en las que me mezclo y siento,
una vez más,
el suave diván de la muerte.

Sólo tú eres como el viento,
tú que sabes dar
todo tu cuerpo a mi cuerpo.


Kayele
(Almizcle de Hombre, II)

*


Voy a ser exploradora
montañera en tu tienda,
mostrarte que mis piernas
se han hecho para sendero escarpado;
nunca tuve espíritu tacón,
no quise ese equilibrio fútil;
prefiero el que amolda las cumbres
erigiendo el abeto,
el de azor entre las ramas,
el de ardilla en vertical.

La balanza natural
hace más estragos en mí,
con su pendiente abrupta,
que la delicada inclinación
de alcobas claveteadas de perlas.


Kayele
(Almizcle de Hombre, III)


*


Miro por encima
de tu hombro y veo
lo que tú ves.

No seré forma,
cariátide, efigie;
para ti la grandeza
de los salones.

De buscar en vertederos
tengo las manos podridas.

Odio siempre acostarme
llorando detrás de la sombra
de tus sueños.


Kayele
(Almizcle de Hombre, IV)


*


Tenía tu voz...
la tinta de la pluma quebrada;
tu pensamiento fue un remolino libre,
de incongruencias.

Dónde nos ha llevado el pasado...
de ti solo silencios,
sólo más y más ausencia.

Persigo sin indicios
todos los imposibles,
errabunda de lo incierto.
Defendí sin mesura
lo que era mío.

Ya no encuentro las palabras.
No me secuestra el recuerdo.

Eras el carbón frío
de mi hoguera;
mi guerra afable y sin sentido.

Desde aquel tiempo tan bello
ya no he buscado otra cosa.

¡Locos, indecisos, arrogantes...!
¡Volved al fuego!


Kayele
(Sin Noticias de la Carne
)

*


Música: Ailein Duinn (Capercaillie - Rob Roy BSO, 1995)




Gura mise tha fo éislean / Qué afligida me encuentro
moch sa mhaduinn is mi g'éirigh / temprano en la mañana naciente

Ò hì, shiùbhlainn leat / Ò hì, iría contigo

(Hì ri bhò hò ru bhì Hì ri bhò hò rinn o ho)
Ailein Duinn, ò hì, shiùbhlainn leat / Ailein Duinn, ò hì, iría contigo

Ma 's'en cluasag dhuit a ghaineamh / Si tu almohada es la arena

Ma 'se leabaidh dhut an gheamainn / Si tu lecho son las algas

Ò hì, shiùbhlainn leat / Ò hì, iría contigo...

Ma 's en t-iasg do choinlean geala / Si los peces son tus velas brillantes
Ma 's e na ròin do luchd-faire / Si las focas son tus vigías

Ò hì, shiùbhlainn leat / Ò hì, iría contigo...

Dh'òlainn deoch ge boil le càch e / Bebería, aunque sea aborrecible,

de dh'fhuil do choim 's tu 'n déidh do bhathadh / de la sangre de tu corazón después de que has muerto ahogado

Ò hì, shiùbhlainn leat / Ò hì, iría contigo...


(Tradicional Escocia, gaélico escocés)


.

sábado, 2 de octubre de 2010

El Rey

.
Anoche estuve de nuevo viendo al Rey del Rock, el número uno, Rosendo Mercado. Hacía algunos años que no disfrutaba de su directo, desde aquel debut de Palabras Necias. La verdad es que está hecho un chaval, sigue rimando y escribiendo como nadie, con una energía y un sonido poderosos; sigue siendo el mismo tipo auténtico y legal que fue siempre; ese Don Quijote con sesera y denominación de origen Carabanchel. Genio y figura. Y que siga por cien años; espero ver muchos más conciertos suyos.
Por meter entre mis cosas la nariz, temazo de su album A las Lombrices (1987), en directo en la Plaza de las Ventas de Madrid; un lujazo, vamos.





Estás aquí, no me vas a entretener
encontré mi medio de locomoción;
tantas las cervezas que bebí
que perdí todo el respeto a la lección.

Oigo ladrar, mas no pases por aquí,
frenaré con cuatro acordes la agresión,
otra vez cenaremos Rock'n'Roll
pero no maldeciré mi decisión

Y yo sé que esta noche
no me vas a encontrar,
no vas a hacerme mal,
no me conoces, no me conoces.

Duelo por ti, que no sabes dónde vas
por meter entre mis cosas la nariz.
Estás tan lejos de acertar
que prefiero no tenerte junto a mí.

Y yo sé que esta noche
no me vas a encontrar,
no vas a hacerme mal,
no me conoces, no me conoces.


Letra y música: Rosendo Mercado

domingo, 19 de septiembre de 2010

Labordeta

.

Esta vez te nos vas sin mochila... para ya no volver.
Se nos va el poeta… se nos acabó por siempre…
Político, filósofo, autor, buen hombre…

Ya no hablará por las bocas del pueblo,
no mostrará los caminos.
Ya no dirá lo que ellos no quieren oír
ni allá donde no quieren oírlo.

Ya no necesitas la mochila, amigo, descansa.
Ya nadie te perseguirá, te ninguneará.
Tú tendrás un trono allí donde otros un charco de inmundicia.
Tú ganaste un reino en nuestros corazones
que no se paga con influencia ni con dinero.

Vuela ahora, sin mochila;
sueño con que un día nos nacerán las alas
aunque no estés aquí para verlo.


...

Te dejo con su canto. Ya se despide él.
Que pena…





Adios a los que se quedan
y a los que se van también.
Adios a Huesca y provincia,
a Zaragoza y Teruel.

Esta es la albada del viento,
la albada del que se fue,
que quiso volver un día,
pero eso no pudo ser.

Las albadas de mi tierra
se entonan por la mañana,
para animar a las gentes
a comenzar la jornada.

Arriba los compañeros
que ya ha llegado la hora
de tener en nuestras manos
lo que nos quitan de fuera.

Esta albada que yo canto,
que es una albada guerrera,
que lucha porque regresen
los que dejaron su tierra;
que lucha porque regresen
los que dejaron su tierra.