viernes, 1 de abril de 2011

Monte vírgen

.



En mis sueños vi un monte verde,
un lugar virgen.

Vi la playa
no pisada por el hombre,
y el océano claro,
límpido,
tranquilo.

Escuché el sonido de la selva:
croar de ranas,
aullar de monos,
aletear de aves.

Vi al azor, imponente,
esquivar veloz
las ramas de las hayas
en los bosques del norte.

Y no quería tocarlos.
No quería estar allí.
Sólo quería que existiesen...
que nadie lo estropease.


Kayele
(Equilibrista en la Sombra, IV)

2 comentarios:

Laura dijo...

Precioso poema Kayele. Sosegado y potente a la vez. De repente me he visto en la selva escuchando el sonido de los animales y viendo los árboles. Me he sentido muy libre leyéndolo. Y la imagen preciosa (de los dibujos animados franceses "kirikou et la sorcière"). Muchas gracias por tu comentario en mi última entrada. Como tú bien dices, no hay que tenerle miedo a la soledad.

Un abrazo garabato.

Kayele dijo...

Ay, pues estuve buscando de quién era la imagen, que me encantó, y no lo encontré; gracias por el dato.

Un abrazo, garabata
;)