miércoles, 12 de noviembre de 2008

El Amor en Tiempos del Capitalismo


Música
: El capitalismo foraneo (Gotan Project - La revancha del tango, 2001)




Una chaqueta vieja, un trapo,
un pantalón que pasó de moda,
un deshecho, un guiñapo…
Queremos la ropa nueva,
estar a la altura, no desfasarnos.
Queremos, queremos.
Compramos, compramos.

Quiero una pantalla plana,
y un desodorante,
quiero un bólido, una secadora,
un viaje a China…
un techo que llamar mío,
un colchón de látex…
quiero un teléfono fijo,
un reloj sumergible,
relaciones impermeables.

Quiero comprar un amigo,
los de antes me aburren;
con garantía de lealtad,
a poder ser… maleable.

He visto ofertas de amores;
ofertas de soledades;
porque están en todos lados:
las aceras, los parques,
los bares, las estaciones…
Yo también comercio cuerpo,
pasiones no renovables;
no reciclo corazones;
vivo al día;
no quiero aguantar a nadie;
lo cotidiano me hastía.
Hoy tan sólo quiero sexo;
mañana sólo un oído.
Adaptado a las necesidades
del momento,
a mis querencias y a mis caprichos.


Dicen que lo experimente todo:
un negro, una francesa, un trío,
onanismo, cachivaches,
pornografía, intercambios,
cuero y cadenas… mucho artificio;
variedad… un deseo globalizado:
sabores, metales, colores…
un producto a su medida;
pruébelo sin compromiso.

Tengo interés mercantil en ti,
en ti, en ti… y en ti.
Creo que me llevo todo.
Para mi salón de espejos…
trofeos de usar y tirar,
donde tod@s puedan veros.

Consumo personas
como quien consume bollos;
me han dicho que querer
es anticuado;
descambiar es lo que estila.

Atrás quedan las cavernas;
hoy los afectos se van y se vienen;
los lazos humanos
se destruyen y renuevan.

No te ates, sé libre,
independiente, exigente;
completamente moderna.
Muere solo, vive sola,
piensa en ti, llorad solas.

Quiero un gel natural
de aroma a manzanas verdes,
un sillón ecológico de madera de roble,
una crema de cariño
que no dé problemas.
Quiero un amor de vanguardia
para ponerme este año;
el otro se deshilacha,
no me vale, no me llena,
no motiva… me he acostumbrado.
¿Quién quiere vestir remiendos?
¿Quién quiere lo que está usado?

Algo perfecto me espera
en algún escaparate
que a plazos no sale caro.
.
.
.

Todas buscando algo nuevo…
todos… ilusos…
todos tan de segunda mano.


Kayele
(Después del fuego
)

3 comentarios:

la Carmenchu dijo...

Confieso que este poema me ha llegado al alma Kay... Al alma como todo lo que expresa una REALIDAD que vemos a diario y de la que participamos activamente pero que yo, personalmente e interiormente, combato férreamente porque sigo creyendo que el ser humano es SOCIAL por naturaleza y me cuesta entender que al final tengamos que ir hacia... bueno, eso... ¿hacia dónde vamos?

Me gusta pensar en la independencia, en valerse por uno mismo con los recuersos que podemos sacar de cada uno...
Me disgusta pensar en que se confunda la independencia con la relación social del ser humano...

Como ya te dije en algún momento...

El futuro es incierto..., pero ahí está... y eso no es poco jajajaja

Besotes miles
Gracias por estas píldoras poéticas tan bellas

Anónimo dijo...

La eterna busqueda del hombre del termino medio aunque de vez en cuando mola estar en los extremos y experimentarlos no?
El poema muy chulo sobre todo la primera parte

nEgReLiOr

pepa dijo...

eSto es ArTe!
Pi